Dejar afuera el brazo penal del Sistema Nacional Anticorrupción era una equivocación, afirma la directora de México Evalúa.

Por Lidia Arista

Para que el Sistema Nacional Anticorrupción sea eficaz, necesita “nacer completo” y para ello es fundamental que el paquete de leyes secundarias a aprobar incluya las siete leyes y no sólo cinco como hace unos días se planteó en el Senado de la República, expuso la directora general de México Evalúa, Edna Jaime.

“Nos preocupaba que el sistema naciera incompleto, porque eso le haría perder mucha potencia, justamente se plantea un sistema, porque son distintas piezas las que se necesitan. Es imperativo que estas siete leyes salgan como paquete, para dar sentido al Sistema y que se logre legislar correctamente con calidad, que realmente plasme el espíritu que la reforma constitucional planteó para combatir la corrupción en este país”.

Expuso que fue mejor que la discusión y aprobación de las leyes reglamentarias se pospusiera a un periodo extraordinario, porque de haberlo aprobado en el periodo que acaba de concluir, el brazo penal del Sistema Nacional Anticorrupción se hubiera que dado fuera, lo cual era una equivocación, pues ello hubiera propiciado que se aprobara un sistema incompleto con alcances limitados y sin potencia.

Las leyes que hasta hace algunos días no se preveía incluir en el paquete secundario del sistema eran las que contemplan modificaciones al Código Penal para incluir una nueva tipificación del delito de corrupción, así como la que daba paso a la creación de la figura del fiscal anticorrupción, que formaría parte de la nueva fiscalía general de la República.

Aseveró que lo ideal es que la Comisión Permanente del Congreso de la Unión llame a un periodo extraordinario para discutir las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción antes de que se cumpla el plazo constitucional, el próximo 28 de mayo. Sin embargo, afirmó, si no se alcanzan acuerdos, es fundamental que la discusión no se postergue hasta el próximo periodo ordinario de sesiones, en septiembre.

“Si el tema se debate después de las elecciones, es importante no aventarlo al otro periodo ordinario de sesiones, porque eso complicaría muchísimo la discusión y aprobación, pues sabemos que en ese periodo hay muchos temas pendientes, se discute el presupuesto y no queremos que pierda su momento. El momento que ha generado hay que aprovecharlo para poder sacar correctamente este paquete de reformas”.

Además, afirmó que deberá cuidarse que en la discusión del paquete se le otorguen las atribuciones suficientes para hacer su trabajo a los cuatro pilares del sistema (la SFP la fiscalía anticorrupción la Auditoría Superior y el nuevo tribunal federal de justicia administrativa).

HAY RESISTENCIAS

Jaime Treviño expuso que pese a ser la corrupción un grave problema del país, aún hay resistencias para atacarlo frontalmente.

“Efectivamente, hay resistencias a cambiar y a que, de alguna manera, eso implique amarrarle las manos a los políticos; esta reforma trata de eso, de fortalecer los mecanismos de rendición de cuentas, del control del poder, de delimitar el poder”.

Comentó que si bien las leyes secundarias del Sistema no han logrado el consenso necesario para su aprobación, como sí sucedió con las llamadas reformas estructurales, este tema cuenta con el apoyo e interés ciudadano.

“Lo que sí tenemos es una presión ciudadana importante y habrá un costo político si no se trabaja correctamente; entonces, creo que eso va a ser un factor que va a ayudar a que esta reforma salga, porque sí hay un costo político si no se aprueba”.

Refirió que si los senadores siguen atrasando la aprobación, el mensaje que envían es que no hay receptividad para atender una demanda de los ciudadanos, quienes lo único que quieren es “poner una contención para ese flagelo”.