Pese a un discurso que buscaba desmarcarse del de la administración anterior, el gobierno de Enrique Peña Nieto mantuvo la misma política de seguridad, con los mismos resultados: una crisis que sigue agravándose.
Así, el año 2017 fue el más violento de la historia mexicana reciente. Durante el sexenio ningún año registró menos de 20 mil homicidios dolosos (2014 y 2015 siendo los menos violentos del mandato). De esta manera, el mandato de Enrique Peña Nieto podría cerrar con alrededor de 140 mil víctimas de homicidio.
Otro factor central de la violencia es la proliferación de armas de fuego en México. Según los datos del SESNSP (2018b), en 2017, el 68% de los homicidios dolosos (16 mil 898) se cometieron con armas de fuego. Las mismas armas provocaron 8 mil 486 lesiones dolosas. Sin embargo, este tema aparece muy poco en el debate nacional acerca de la seguridad pública.
A continuación, presentamos algunos datos fundamentales para debatir, y proponer soluciones, en materia de seguridad pública.
Consulta aquí nuestro diagnóstico completo y propuestas para Rediseñar la estrategia de seguridad pública desde lo local.
https://www.mexicoevalua.org/wp-content/uploads/2018/04/Infografia_Lease_siquiereGobernar_Seguridad.pdf